El aparecido

Cual los ángeles de ojos flavos
yo volveré hasta tu alcoba,
deslizándome sin ruido
en las sombras de la noche;

y te daré, oh morena,
como la luna, besos fríos,
y caricias de serpiente
reptando en torno de una fosa.

Cuando llegue el alba lívida,
verás mi lugar vacío,
y helado ya, hasta la tarde.

Como otros por la ternura,
quiero reinar por el espanto
sobre tu juventud y tu vida.

Las flores del mal (1857)
Charles Baudelaire.

Anuncios

Un comentario en “El aparecido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s