Sepultura

Si en una noche sombría y densa,
un buen cristiano, por caridad,
tras algún escombro viejo,
entierra tu cuerpo elogiado,

cuando las castas estrellas
cierren sus cansados ojos,
la araña hará allí sus redes
y la víbora sus hijos:

tú escucharás todo el año
sobre tu sien condenada,
los aullidos de los lobos,

y de las brujas famélicas,
los juegos de los viejos lúbricos
y de los bandidos las tramas.

Las flores del mal (1857)
Charles Baudelaire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s