Un hogar sólido

Nuevamente, y como era de esperarse, una obra mexicana. 

Pieza teatral escrita en 1957 por la cónyuge de Octavio Paz, Elena Garro (1916-1998), publicada en 1958 en el libro Un hogar sólido y otras piezas en un acto.

† † † † †

Esta increíble pieza tiene como protagonista a una familia, perfectamente nombrados y detallados, en espera de un miembro más que falta por llegar a ese su hogar sólido. Un texto atemporal que da saltos en el tiempo y juega maravillosamente con los recuerdos y anhelos de una familia. Donde la vida es recordada incluso en la muerte misma. Ese hogar sólido donde el tiempo no pasa, y la vida al parecer perdura.

Ingresa a este hogar sólido sin puertas y ventanas y descubre quiénes son realmente los que lo habitan.

Clemente (60 años); Doña Gertrudis (40 años); Mamá
Jesusita (80 años); Catalina (5 años); Vicente Mejía (23
años); Muni (28 años); Eva, extranjera (20 años); Lidia
(32 años).

« Interior de un cuarto pequeño, con los muros y el techo
de piedra. No hay ventanas ni puertas. A la izquierda,
empotradas en el muro y también de piedra, unas literas.
En una de ellas. Mamá Jesusita, en camisón de encajes y
cofia de dormir de encajes. La escena muy oscura. »

† † † † †

Un texto maravilloso y muy particular, que encaja perfectamente en estas fechas donde los muertos festejan con los vivos.

† † † † †

Les comparto la obra: Un hogar solido

Anuncios

3 comentarios en “Un hogar sólido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s