El relato materialista de terror del s. XX

A finales del siglo XIX y principios del XX se produjo un cambio bastante radical en las temáticas en que se basaban los cuentos de horror. En cierto modo, el fantasma ya no producía el terror de antaño, y el miedo a la muerte había sido sustituido por el miedo a las atrocidades que podían ocurrir en vida. Estos nuevos temas, que estudiaron y se adentraron en los más profundos miedos del ser humano fueron ampliamente tratados por diversos autores. Entre estos sobresalen dos nombres: Arthur Machen y Algernon Blackwood.

the-great_god_pan

El gran Dios Pan

El galés Arthur Machen (1863-1947) es el primer escritor totalmente desinteresado por los fantasmas, y preocupado, en cambio, por lo que Llopis denomina los “arquetipos”, es decir, «los fenómenos naturales de ahora y de siempre, las constantes de la naturaleza y del hombre vividas desde un nivel primordial de la conciencia que quedó acuñado para siempre en épocas remotas, modelado por anhelos y terrores ancestrales». Los personajes de Machen dedican todo su saber secreto y terrible a la búsqueda de las fuerzas ocultas que alguna vez gobernaron el mundo y que hoy permanecen olvidadas para la mayoría de los mortales (guiño a Lovecraft). Sus héroes son seres extraños a los ojos de la sociedad y cumplen de forma irremediable la misión que parece habérseles encomendado: el conocimiento de estas divinidades antiguas, de estas fuerzas espantosas y secretas para las que no existe ningún nombre capaz de designarlas y bajo las cuales las almas de los hombres se marchitan, mueren y ennegrecen. En su obra más conocida, El gran dios Pan (1894), encontramos esta frase que describe de manera formidable el terror que sus narraciones pueden llegar a provocar:

«Es demasiado increíble, demasiado monstruoso; tales cosas no pueden existir en este mundo pacífico… Porque, mire usted, si tal cosa fuese posible, nuestra tierra sería una pesadilla».

wendigo-matt-fox

Al igual que Machen, Algernon Blackwood (1869-1951) pretendió ir un poco más allá del relato de fantasmas tradicional, y, para ello, eligió la naturaleza como medio para apelar a los terrores del alma. Sus obras se desarrollan en solitarios parajes, tanto campestres como urbanos, pero siempre aislados, que nos sobrecogen por su grandiosidad y misterio. Sus personajes buscan, con cierta nostalgia, lo que podríamos llamar el paraíso perdido, el estado natural y primitivo de la conciencia humana cuando se sentía plenamente integrada en la naturaleza y formando parte de ella.

En una de sus obras maestras, El Wendigo, figura mitológica típica de los grandes bosques de Norteamérica, y sus grupos amerindios, se mezcla el terror ante lo desconocido de los fríos y negros bosques vírgenes, el llamado de la naturaleza a la reconversión a un estado primigenio, todo envuelto en un horror capaz incluso de alterar al más valiente de los personajes.

Si bien Machen y Blackwood figuran como los máximos representantes de esta nueva tendencia del terror, se puede mencionar también a M.R.James, Lord Dunsany, William Hope Hodgson, entre otros.

Los cambios producidos por Machen y Blackwood, entre los otros ya mencionados, confluyen en la obra, plenamente enmarcada ya en el siglo XX, de H. P. Lovecraft (y compañía), máximo exponente del relato materialista de terror.

…..

¿Qué opinas de este género? ¿Cuál es tu autor favorito?

Anuncios

2 comentarios en “El relato materialista de terror del s. XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s