El día que Walt Whitman soñó a Poe

Dos enormes mentes de la literatura estadounidense, uno, el padre del relato moderno e inventor del relato policíaco, el otro, padre del verso libre.

Aunque no hay registro de un encuentro personal entre ambos autores, que bien pudo darse por los años en que ambos vivieron (Poe, 1809-1849; Whitman, 1819-1892), desafortunadamente no acontenció. Whitman no leyó a Poe sino hasta 1880, muchos años después de la muerte de este. Claro que para él, una lectura tan oscura a la que no estaba acostumbrado, le pareció un tanto inmoral, pero tan buena que no podía dejar de leerla…

Por mucho tiempo y hasta hace poco tuve disgusto por los escritos de Poe. Yo quería, y aún quiero para la poesía, el sol claro brillando y el aire fresco soplando –la fuerza y el poder de la salud, no del delirio, incluso entre las pasiones más tormentosas—siempre con el fondo de las morales eternas. No cumpliendo con estos requisitos, el genio de Poe sin embargo ha conquistado un reconocimiento especial para sí mismo, y yo también he llegado a admitirlo por completo y apreciar eso y a él”.

Y he aquí el sueño:

En un sueño que tuve una vez vi un navío en el mar, a medianoche, en una tormenta. No era una gran fragata ni un majestuoso barco de vapor moviéndose firmemente entre la tempestad; mas parecía uno de esos estupendos veleros que había visto muchas veces anclados, meciéndose con confianza en las aguas de Nueva York o cuesta arriba en el estrecho de Long Island; ahora volando incontrolablemente con velas rotas y remos partidos entre el granizo salvaje y los vientos y las olas de la noche. En el muelle había una hermosa figura, esbelta y sutil: un hombre sombrío aparentemente disfrutando todo el terror, la turbidez y la dislocación de la cual él era el centro y la víctima. Esa figura de mi espeluznante sueño podría pasar por Edgar Allan Poe; su espíritu, sus fortunas y sus poemas son en sí mismos espeluznantes sueños.

 

Anuncios

2 comentarios en “El día que Walt Whitman soñó a Poe

  1. Pingback: Allison cevallos

  2. Pingback: El día que Walt Whitman soñó a Poe — Poecraft Hyde | Directas & Indirectas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s