Opinión: “Fantasmas y samuráis”, de Kidô Okamoto

En una noche nevada de marzo, en un lugar llamado Seaidô, un grupo de personas se reúne para contar kaidanes o cuentos de fantasmas, los más extraños e inexplicables que conocen. El excéntrico dueño del lugar y una rana de tres patas son los anfitriones. Escrito desde una perspectiva moderna, pero mostrando una clara añoranza por el…