Las intermitencias de la muerte

-Al día siguiente no murió nadie – Con esta frase da inicio esta novela de 2005 escrita por el portugués José Saramago, Premio Nobel de Literatura (1998). En un país sin nombre sucederá lo nunca antes visto: la muerte ha decidido suspender su labor mortal, la gente simplemente deja de morir. Se desatará una euforia…